Estados alterados

Imperativos mensajes para Bianchi y discusiones entre los futbolistas dominaron una mañana que resumió el difícil momento
(0)
29 de mayo de 2009  

Boca vivió una mañana impregnada de un tufillo incómodo y algo extraño, con enfados y hasta cierta situación que pareció un montaje. Desde que quedó eliminado prematuramente en la Copa Libertadores y el ciclo de Carlos Ischia quedó condenado, el club de la Ribera no logra conseguir paz. Los estados están alterados y no hay vestigios de que el futuro próximo esté despejado. Desde jugadores que discuten con vehemencia en las prácticas, siguiendo por socios que añoran imponer la asunción de Carlos Bianchi como DT enviando mensajes imperativos desde banderas sospechosas, hasta flamantes e irrespetuosos encargados de seguridad que echan de mala gana a periodistas acreditados del hall del predio Pedro Pompilio (ex Casa Amarilla).

La jornada de ayer se desarrollaba en una tensa calma, mientras los jugadores comenzaban a participar de un ensayo de fútbol con miras al choque de pasado mañana, frente a San Martín (Tucumán), en la Bombonera. Hasta que tres hinchas-socios xeneizes colgaron en la tribuna del complejo un trapo blanco escrito con grandes letras negras, que pedía: "Bianchi, si querés a Boca asumí ya como DT". La bandera estuvo enganchada en los barrotes de hierro durante casi diez minutos, hasta que gran parte del plantel, que practicaba en la cancha principal, se distrajo. Inmediatamente, un hombre de seguridad privada les pidió a los simpatizantes que la retiraran. "No somos de la barra brava", dijeron los hinchas. Estos accedieron al reclamo, pero minutos después la volvieron a apostar, esta vez en otro sector, cercano a la Bombonerita , el estadio de básquetbol.

Se presentía que los simpatizantes se entrometerían en el desprolijo tironeo por la definición del próximo conductor. Sin embargo, la acción de los tres asociados pareció premeditada, con un mar de fondo , aunque ellos lo negaran. Incluso, también se filtró que otro conjunto de hinchas evalúa realizar un banderazo en el domicilio del Virrey, en Barrio Parque.

Si realmente alguien envió a los hinchas a poner la bandera, ¿con qué objetivo lo hizo? Entre las autoridades no todos quieren al Virrey. En su última conferencia de prensa, Bianchi reconoció, con ironía, que tiene detractores en la propia CD.

Mientras la espinosa situación ocurría en la zona alta del predio, Bianchi trabajaba en su oficina, en el interior del lugar. Y según empleados del club, al enterarse del enérgico mensaje de los hinchas, Bianchi se irritó y lanzó: "Nada me va a hacer cambiar de opinión. Voy a seguir siendo director deportivo". El presidente boquense, Jorge Amor Ameal, sabe que alterar el proyecto del Virrey será casi imposible. Ni siquiera la influencia de su familia podría ablandarlo . Incluso, Ameal es consciente de que la insistencia podría provocar que el DT más ganador de la historia azul y oro se cansara y pegara un portazo , que terminaría siendo un golpe deportivo, pero también político. Lo cierto es que todavía Ameal se encuentra lejos de designar nuevo técnico, pese a que Alfio Basile, Gustavo Alfaro, Blas Armando Giunta y hasta Osvaldo Piazza (ex asistente de Bianchi en Vélez) suenan como alternativas.

Superada la situación incómoda por la bandera, los jugadores continuaron con el ensayo. Pero la práctica tomó demasiada trascendencia por dos motivos: primero, por la pobrísima actuación de los titulares, y, luego, por la violenta discusión entre Juan Angel Krupoviesa y Pablo Mouche.

Un equipo conformado por Leandro Gracián, Juan Forlín, Nicolás Gaitán y Carlos Fondacaro, entre otros suplentes, se lució frente a Juan Román Riquelme, Martín Palermo, Rodrigo Palacio y compañía... ¿Cuál fue el resultado final, en 45 minutos de ensayo? 5-1... en favor de los suplentes.

La errática tarea de los elegidos por Ischia para recibir a los tucumanos generó nervios; tanto que Krupoviesa y Mouche se cruzaron con dureza en varias oportunidades y hasta se insultaron, delante de todos los presentes. La pelea fue tan evidente que Roberto Abbondanzieri les gritó desde el arco: "¡Tranquilos, que si no les damos de comer a muchos!". La rencilla tomó tanta trascendencia (ambos jugadores ya se habían maltratado en la derrota 3-2 ante Banfield, en la 12a fecha del Clausura) que Ischia y el departamento de fútbol del club decidieron que las prácticas de hoy y mañana fueran a puertas cerradas. Es indisimulable: algo no está bien en Boca. Ameal, como máximo responsable, deberá tomar rápidas y acertadas decisiones para que el caos no los domine.

  • Vargas, en duda, y sin expendio para el domingo

    El colombiano Fabián Vargas ayer debió abandonar el ensayo de fútbol por un agudo dolor en el pie derecho y está en duda para el choque frente a los tucumanos, en el que no habrá venta de entradas para los simpatizantes xeneizes.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.