Esteban Andrada, la figura silenciosa de Boca en busca de un récord vigente hace 50 años

Esteban Andrada debutó en Boca el 8/8/2018, hace poco más de un año, pero ya se ganó el reconocimiento de los hinchas
Esteban Andrada debutó en Boca el 8/8/2018, hace poco más de un año, pero ya se ganó el reconocimiento de los hinchas Crédito: Prensa boca
Pablo Lisotto
(0)
26 de agosto de 2019  • 23:59

Es probable que lo que más llame la atención de Esteban Andrada sea su elasticidad y este modo imbatible que ofrece desde que comenzó el semestre de Boca. Incluso, que lo que más se destaque por estos días sea la cantidad de minutos que lleva con la valla invicta (689), y lo cerca que está del récord del club ( Antonio Roma, 781 minutos, en 1969).

Sin embargo, su fuerte más importante pasa por otro lado. El mejor secreto que guarda el arquero de Boca es su profesionalismo. Comprometido desde el primer día con la importancia de su rol y del tamaño de los tres palos que defiende. Ubicado para declarar. Jamás se lo verá inmerso en una pelea, ni a los empujones, ni cuestionándole al árbitro alguna decisión desacertada. En medio de un clima de época donde el barullo hostiga y hasta confunde al plantel de Boca, su arquero marca un camino diferente. Más pensante y menos tribunero.

Es cierto, claro, que el fútbol es un juego de equipo y que Boca construye su poderío y sus ilusiones en la Libertadores y en la Superliga sobre los cimientos que le ofrece la firmeza defensiva. Ese triángulo conformado por el exLanús, Lisandro López y Carlos Izquierdoz está muy bien aceitado, y hasta se convirtió en un rombo perfecto con el arribo del romano Daniele De Rossi, que (aunque no jueguen juntos) hasta mejoró el rendimiento de Iván Marcone. Poco varía si la zaga la conforman Paolo Goltz y el paraguayo Junior Alonso. Pero aunque no se lo escuche, Andrada siempre está.

"Desde que llegué a Boca el primer objetivo es sumar en lo que me toque. Está costando que nos conviertan goles, es cierto, hemos trabajado muy duro y mejoramos en defensa. Que no nos puedan convertir fácilmente no es solo un mérito mío, sino de todo el equipo", reconoció Andrada luego de triunfo ante Banfield. Y agregó: "Ahora se viene River por la Superliga y siempre es motivador jugar un clásico, pero antes tenemos que pensar en Liga de Quito. Más allá de que la serie está 3-0, tenemos que pensar en hacer un gol para forzar a que ellos tengan que hacer 4". Andrada llegó a Boca hace un año: debutó el 8/8/2018, en el triunfo 2-0 ante Libertad. Por eso tiene un doble valor todo el reconocimiento que consiguió en tan poco tiempo.

Crédito: @Boca

Su alto nivel no es algo nuevo. Formaba parte del plantel argentino que disputó la Copa América en Brasil, pero fue desafectado por una inoportuna lesión (sinovitis en la rodilla derecha). Fue un duro golpe para un hombre que había tenido un gran primer semestre en 2019. Incluso, hace apenas tres meses fue la figura en la victoria por penales sobre Rosario Central, que le permitió a Boca ganar la Supercopa Argentina y a Alfaro su primer título como DT en la Ribera. Sin embargo, aún en los festejos de lo que fue su primera estrella en el club, demostró tener los pies sobre la tierra. "¿Presión por atajar un penal? Presión tienen los que se levantan a las 5 de la mañana y tienen que trabajar todo el día para llevarle el pan a su familia", le comentó entonces a LA NACION.

El primero después de Orion

Le costó a Boca encontrar otra vez un arquero durable. Que no lo eyecte la volatilidad del puesto, ni una mala actuación, ni las urgencias del equipo, ni las decisiones de un entrenador. Luego de un ciclo de cinco años de Agustín Orion que culminó en agosto de 2016, por la valla azul y oro desfilaron desde entonces otros cuatro nombres: Guillermo Sara, Axel Werner, Agustín Rossi y Carlos Lampe (ciclo efímero y sin acción). Con Marcos Díaz, a quien Alfaro dirigió en Huracán, el listado queda conformado por seis personas en un lapso de tres años para un puesto que, por lo general, no debería tener tanta alternancia.

No solo por sus atajadas y sus voladas elásticas se destaca Andrada. También aplica en un rubro donde el hincha de Boca valora aún más a sus jugadores. Así como se repite una y otra vez que Rolando Schiavi jugó con apendicitis (en Chile, en un 2-1 sobre Colo Colo por la etapa de grupos de la Copa Libertadores 2003), Andrada puede ratificar que jugó con la mandíbula quebrada (en tres partes). Fue en la ida de los cuartos de final de la Libertadores 2018 ante Cruzeiro, cuando un cabezazo de Dedé lo dejó tendido y con la boca ensangrentada. Pero eso no le impidió seguir atajando esos últimos minutos de acción caliente en la Bombonera, e incluso en ese estado evitar un gol que podría haber sido decisivo para el partido de vuelta, en Belo Horizonte.

Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

Si bien Carlos Navarro Montoya permaneció 826 minutos sin recibir goles por un torneo local (Apertura 92), la cifra que vale es la de Roma (en el medio de esa racha, el Mono recibió dos goles de Estudiantes, por la Supercopa 92). Esteban Andrada fue a buscar por última vez la pelota al fondo de su arco el 2 de junio pasado, cuando Janson, a los 31 minutos del segundo tiempo, estableció el 2-0 de Tigre, en la final de la Copa de la Superliga. Por esta estadística es que el exLanús está a solo 92 minutos de convertirse en el hombre récord del arco de Boca.

Si pasado mañana logra mantener su valla invicta ante Liga de Quito, escribirá su nombre en los libros xeneizes en el tiempo adicionado o si no recibe goles de River en al menos los primeros dos minutos del Superclásico, y nada menos que en el Monumental. Pero será apenas un dato más para el mendocino, que se enfoca más en los logros grupales que en las marcas individuales. Así lo aprendió de muy joven, cuando a sus 16 años su papá Horacio falleció en un accidente de tránsito y debió aprender a subsistir junto a cinco hermanos. El todos para uno y uno para todos fue fundamental en ese triste momento. Y Esteban lo aplica a cada paso, tanto en el fútbol como en la vida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.