Estudiantes: la gloria en América, el respeto en el mundo

La guía de Juan Sebastián Verón y un plantel lleno de temple enriquecieron la historia del equipo platense, con la conquista de la Libertadores y una épica final con Barcelona en Abu Dhabi
Francisco Schiavo
(0)
30 de diciembre de 2009  

Esa picazón por la final perdida con Barcelona, seguramente, se desvanecerá en un instante. El libro de Estudiantes se abrirá en 2009 y se recorrerá página por página como en aquellas viejas historias de Disney. Y, sin más, se detendrá en las hojas que hablan de gestas memorables. Fue la temporada en la que su camiseta blanca y roja volvió a los grandes ruedos internacionales. Fue, en definitiva, el relanzamiento de aquella vieja escuela de temperamento, jerarquía y mística.

Pocos recuerdan a un tal Ramón Lentini, una joven promesa que ahora está en Quilmes, en la B Nacional. Lentini hizo un gol clave, el de la victoria ante Sporting Cristal, de Perú, en La Plata, en el repechaje de la Copa Libertadores. Estudiantes se quedaba afuera hasta que apareció el corpulento juvenil e inclinó las agujas hacia el lado platense. Fue la angustia, el sufrimiento como fiel prólogo de una historia de delirio y éxtasis.

El camino de Estudiantes no quedó allanado a partir de entonces. Al contrario. Siempre con la guía de Juan Sebastián Verón, el equipo no tuvo un andar sólido en sus primeros desafíos en la Libertadores, su verdadera obsesión, con Leonardo Astrada como DT. Sobrevinieron tiempos turbulentos, entre altibajos y algunas riñas. Hasta la Brujita reconoció tiempo más tarde que estuvieron cerca de las "piñas" en los vestuarios. Así, cuando la clasificación para los octavos de final era una incógnita, se acabó la etapa de Astrada y los dirigentes eligieron, pese a la desconfianza popular, a Alejandro Sabella.

Más allá de los nombres propios y las cuestiones estratégicas, Sabella insistió en inculcarles a los jugadores la idiosincrasia de Estudiantes. Les contó de aquellos tiempos de gloria, de sacrificio y esfuerzo en busca de un objetivo. Sabella se aferró a una palabra: "familia". Y hacia allí dirigió su discurso. Así recompuso paso a paso la imagen en la Copa Libertadores y superó escollos. Estudiantes salió airoso en Paraguay, en Uruguay y en Brasil, en el mismísimo Mineirao, donde batió a Cruzeiro por 2-1, en una emotiva final, con la firmeza de Mariano Andújar en el arco, la convicción de Leandro Desábato y Rolando Schiavi, que llegó para esos encuentros cumbre, en la defensa; con el corazón de Rodrigo Braña y el manejo de Verón, y claro? con los goles de Mauro Boselli, el hijo adoptivo. Estudiantes trepó a la cumbre de América.

Sin haber dejado los torneos locales, con decorosas campañas en el Clausura y en el Apertura, Estudiantes fijó su posición y les apuntó a los torneos internacionales. Bien valió la definición de Verón minutos antes del debut en el Mundial de Clubes: "Hace seis meses que pensamos en este partido". Con los nervios del debut superó a Pohang Steelers, de Corea del Sur, por 2-1. Y, entonces, se concentró frente al gigante, Barcelona, que lo esperó en la final. Estuvo cerca de la hazaña, con aquel gol de Boselli, pero el empate de Pedro, cuando faltaban dos minutos, acarreó el partido al alargue. Después, lo conocido, el cansancio, el gol de Lionel Messi con el pecho? y unos segundos de decepción que no pudieron tapar el gran año de Estudiantes. Ese año que valió como un relanzamiento.

20 goles hizo Boselli, el artillero de Estudiantes en 2009; anotó en las finales con Cruzeiro y con Barcelona.

4 finales jugó Estudiantes en los últimos tres años: Apertura 06, y Libertadores y Mundial de Clubes 09.

El dato. La llegada de Sabella refrescó el ánimo del plantel. de buena relación con Verón, el DT supo convencer a los jugadores con un discurso emotivo.

Sin pólvora en Medio Oriente

En el Mundial de Clubes, el Pincha sufrió el poco recambio en ataque, por el retiro de Calderón, la mononucleosis de Morales Neumann y las lesiones de Salgueiro y Carrusca.

Dixit

"El sentimiento por Estudiantes es como el amor de un padre a un hijo. Nos permitió crecer como futbolistas y como personas".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.