Excelente actuación de Collina

(0)
30 de junio de 2002  • 10:42

YOKOHAMA (De nuestros enviados especiales).– Debe de ser uno de los pocos árbitros que reciben el aplauso del público. Así es Pierluigi Collina, el promocionado referí que cumplió con un excelente desempeño en la final de la Copa del Mundo.

Desde el principio fue rígido. Apenas transcurrían cuatro minutos cuando le mostró la tarjeta amarilla a Roque Junior, tras una fuerte falta a Linke. Y cuatro minutos más tarde, la misma pena cobró en contra de Klose, que le pegó con un brazo a Edmilson en un salto.

Si bien se trató de la final de la Copa del Mundo, el desarrollo del encuentro facilitó la tarea del referí italiano, ya que los futbolistas no ingresaron en el juego sucio y siempre pensaron en la pelota más que en el adversario.

En total se registraron 40 faltas, 21 por parte de los alemanes y 19 de Brasil. Y sólo dos tarjetas amarillas fueron mostradas.

Collina siguió el juego desde muy cerca y fue estricto. A tal punto que cuando el juez de línea sueco Leif Lindberg indicó una supuesta falta de Jeremies a Ronaldinho, el árbitro desestimó la advertencia de manera acertada.

Ni bien dio el pitazo final, el referí italiano tomó la pelota y saludó a cada uno de los alemanes. Hasta ayudó a más de uno a levantarse tras la derrota. También se acercó al sector brasileño, donde felicitó a los nuevos campeones mundiales.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?