Facundo Sava: "Vamos a atacar como antes, pero cuidándonos mejor"

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Dice que tuvo un gran aprendizaje en los primeros seis meses como DT de Racing y que el desafío será ganar un campeonato
Nicolás Zuberman
(0)
4 de agosto de 2016  • 23:59

Facundo Sava atraviesa el campo de juego y parece más pendiente de que el resembrado del césped llegue bien para el amistoso de mañana ante Gimnasia que al dato que alguien le acerca: hace exactamente 10 años, un viernes 4 de agosto de 2006, ante Chicago, el Colorado convertía en ese mismo arco hacia el que ahora camina sus primeros dos goles con la camiseta de Racing , la noche de su debut. Es que en la vida de un entrenador todo detalle se vuelve importante. Y no hay tiempo para nostalgias. “Tengo muy mala memoria. Cuando llegué a los cien goles me armaron un video y cuando lo vi había muchos que ni tenía registro de que los había hecho. Sí me acuerdo de esa noche la emoción porque estaba toda mi familia, mis amigos; era mi debut en Racing, que era algo que esperé mucho tiempo”, explica. Diez años después, el Cilindro es el mismo pero el panorama es otro: sentado en el banco que siempre deseó, en un club que es muy distinto de aquel que manejaba Blanquiceleste, Sava se prepara para arrancar otra etapa como técnico de la Academia después de un primer semestre particular.

–Cuando jugabas, el club era un caos y sufriste hasta la Promoción, pero en la cancha se te veía disfrutar. ¿Como DT disfrutás?

–Justo el otro día hablábamos con mis compañeros del cuerpo técnico que si bien han sido seis meses de mucho trabajo los hemos disfrutado muchísimo. Tuvimos una experiencia que para nosotros fue increíble. Ni siquiera como jugador me habían tocado tantos partidos seguidos en un semestre. Como experiencia fue algo nuevo de la cual hemos aprendido y crecido mucho, con errores y virtudes. No lo pudimos coronar con un título, como hubiéramos querido. Ahora tenemos revancha, otra oportunidad para obtener un campeonato. El trato con los jugadores, con los dirigentes y con la gente me ha hecho sentir muy cómodo. Pero nos faltó salir campeón. No podrá ser de la Libertadores en este semestre, pero sí de la Copa Argentina y de la Copa Bicentenario.

–Tuviste seis meses casi sin tiempo de entrenamientos y ahora pasa al revés: dos meses de pretemporada. ¿Se va ver un equipo más parecido a lo que pretendés?

–Estoy contento con lo que hicimos. Fuimos el equipo que más situaciones generó, el que más goles hizo en el torneo, de los que más posesión de pelota tuvo. Obvio que también nos hicieron goles, por eso ahora la prioridad será... Vamos a atacar como antes, pero cuidándonos mejor defensivamente, a la hora de perder la pelota. Trabajamos mucho sobre eso y creo que se empezó a notar sobre el final, cuando en seis de los últimos ocho partidos no nos marcaron. Ojalá mantengamos esa solidez.

–En los amistosos venís usando un sistema táctico 4-3-3 ¿Esa será la base?

–Lo importante es ocupar bien los espacios. A Romero , por ejemplo, le gusta arrancar por la derecha y después soltarse. Lo ha hecho muy bien así. Y lo han venido a buscar de muchos clubes por cómo lo hizo. Igual tiene libertad para moverse por toda la cancha porque genera cosas muy importantes. No quiere decir que alguna vez no se pueda sumar al medio. Los sistemas dependen del rival, de cómo estamos nosotros y de cómo se desarrolla el partido.

– Como jugador y como DT siempre hiciste énfasis en la creatividad. ¿Para eso lo tenés a Romero?

–Romero es uno de los jugadores más creativos del fútbol argentino. Eso hay que estimularlo. Creo que la creatividad es algo que todos tenemos y que hay que estimular para que los jugadores puedan disfrutar y ser mejores. Nosotros tenemos que generarle a él una situación de juego para que –cuando tenga la pelota– pueda quedar uno contra uno. Él ahí es decisivo porque los rivales no pueden saber si sale para la derecha o para la izquierda, si al enganchar va a patear o meter un pase porque es impredecible.

–Decís que el entrenador estimula la creatividad. Sampaoli define al entrenador como un gestor de emociones. ¿Corre para el fútbol argentino también, o acá es un gestor de otras cosas?

–Por sobre todas las cosas, de emociones. Acá hay que estar atentos día a día a cómo está el jugador. Si durmió bien o no, si está con problemas o no, si erró un gol o viene de hacer tres. Pero creo que para ser un gestor de emociones, lo más importante es tener claro las emociones propias y lo que uno siente. Si nosotros no tenemos registro de lo que nos pasa, es muy difícil tener registro de lo que les pasa a los demás. La base de todo está en conocerse bien a uno mismo y saber qué me está pasando a mí. A partir de ahí, puedo tener un registro de lo que les pasa a los demás jugadores.

–¿Y qué emociones tenés?

–A los entrenadores todo el tiempo nos pasa de todo. Ayer justo mi hija me preguntaba ‘cómo fue tu día’. Como todos, le dije, hice un montón de cosas. En cada entrenamiento tengo 30 jugadores a los que les pasan cosas. Quiero que mi cuerpo técnico esté bien metido en cada entrenamiento, planificar el que viene también. Están los jugadores que pueden venir, hay que analizarlos. Está lo que piensa la gente, que a mí me interesa y escucho. Está el tema de la relación con los periodistas. El trato con los dirigentes. Ver un montón de videos por día. Estudiar el rival del amistoso que viene. Seguir de cerca las divisiones juveniles. Estamos todo el tiempo recorriendo distintos tipos de emociones. Por eso digo que lo más importante para un entrenador es conocerse a uno mismo, saber cuántos personajes habitan dentro nuestro. A partir de ahí uno puede trabajar mejor, disfrutar y vincularse con el resto del grupo.

“Los dirigentes tienen que armar un plan colectivo”

Si ser entrenador en el fútbol argentino siempre ha tenido su particularidad, estos meses eso se ha multiplicado de manera exponencial. Racing, por caso, arrancó la pretemporada el 21 de julio para afrontar un torneo que aún hoy, más allá de que el fixture esté sorteado, nadie puede asegurar qué fecha comenzará.

–¿Cómo es planificar dentro de la incertidumbre que es el fútbol argentino?

–Tratamos de trabajar sobre lo concreto. Ahora, sabemos que mañana hay un amistoso acá ante Gimnasia. Después, el 14, tenemos un partido definitorio con Lanús. Y el 23 jugamos por la Copa Argentina supuestamente. Si el 19 arranca el campeonato, como está previsto, estamos preparados. Pero nosotros nos tenemos que basar sobre lo seguro, así entrenamos.

–¿Cómo técnico de un equipo grande, qué opinás de lo que está pasando en la AFA?

–Creo que después de haber tenido durante tantos años a Grondona al mando de la AFA, y que todo dependiera de él, me parece normal que suceda esto. Tendrá que pasar un tiempo y los dirigentes se van a tener que poner a trabajar. En forma individual lo hacen, porque hay muchos dirigentes, como es el caso nuestro, que en su club lo hacen muy bien. Lo que pasa es que creo que se tienen que poner a trabajar en equipo, en conjunto, y esa tal vez es una de las fallas. Pero no soy quién para opinar, porque esto es lo que veo de afuera.

–Parece raro que mientras los clubes hablan de refuerzos millonarios, la AFA sea un caos.

–A nivel clubes creo que hay muchos equipos ordenados. Este club está muy bien. Víctor (Blanco) está haciendo un trabajo muy bueno, junto con su comisión directiva. Ellos están pensando en el club. Y así hay muchos, aunque haya otros que sean un desastre. Tienen que armar un plan colectivo, pensando en el bien del fútbol argentino. Por momentos dejar de lado los intereses de cada dirigente, porque la selección es algo muy importante. A nosotros la selección es lo que nos representa a nivel mundial. Hay que ponerla por delante de todo. Pero no es fácil dejar las cosas individuales de lado para pensar en algo que es más colectivo.

–¿Qué te parece la elección de Bauza?

–Creo que se lo merece porque es un tipo bárbaro, más allá de su trayectoria como entrenador. Ha salido campeón con San Lorenzo de la Libertadores, con lo que eso significa, y ya lo había hecho con Liga de Quito. Se puede coincidir o no con su estilo futbolístico, pero es un técnico muy serio y que hizo muy bien las cosas en los clubes en los que estuvo. Hablo seguido con Gustavo Campagnuolo, que trabajó con él en San Lorenzo, y tengo las mejores referencias.

–Quedó un hueco en San Pablo y pensaron en vos.

–Es lindo que un equipo tan grande te tenga en cuenta, pero yo estoy muy metido en lo que pasa acá en Racing.

Con nombre y apellido

Sebastián Saja y Diego Milito. Ellos dos son tan grandes que venían preparando al resto para el momento en que no estén. Venían haciendo un trabajo con Aued, Cerro, Grimi, Sánchez, Videla para que tomaran la posta y sigan haciendo lo que ellos hicieron tan bien todo este tiempo.

Lisandro López. Es nuestro líder futbolístico. Un tipo ganador que quiere ir para adelante. Es un jugador que representa mucho para el hincha, que tiene una historia en el club, que es idolatrado por la gente. Cada vez que juega lo hace de manera impecable, se esfuerza y es recontrahiper profesional. Milito y Saja dejaron la cinta en buenas manos.

La Copa Bicentenario. Soñamos con ese partido. Lanús es un gran equipo. Va a ser un lindo partido para ver, porque son dos equipos que van a intentar jugar bien. Nosotros jugamos muy bien y les ganamos acá, en esta cancha, el único partido que perdieron el torneo.

nz/cl

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.