Punto de vista. Falcioni, el plantel y la media verdad