La Liga de España. Festejo y culpa