Fiel a un estilo, Huracán superó a Banfield y reforzó su noble ilusión

Con goles de Bolatti y Toranzo, el conjunto de Parque Patricios dio vuelta el resultado y el 2-1 lo ubicó provisionalmente arriba de todos La ficha del partido
Francisco Schiavo
(0)
30 de mayo de 2009  

Huracán entusiasma y hace soñar. Puede ser que a veces juegue muy bien y otras no tanto, pero no se traiciona. Y aunque aún falta que jueguen Lanús (hoy) y Vélez (mañana), con el 2-1 de anoche sobre Banfield, respetando su filosofía y un planteo con pocas fisuras, llegó a la cima del Clausura y demostró que va a dar pelea hasta el final. Su público puede dormir tranquilo: el equipo tiene material para intentar la hazaña...

El local encaró el partido como le gusta a su entrenador y como ya acostumbró a su gente: apareció de movida el juego atildado, con buen traslado, la pelota al piso y el criterio colectivo. Todo en un marco de enorme gratitud para con el conjunto y el entrenador que les dieron tantas satisfacciones a sus hinchas, lo que se vio reflejado en banderas y gritos de aliento.

Banfield pareció una perfecta antítesis. Respetó en exceso los pergaminos de su oponente y lo esperó agazapado en el fondo, con la idea de cerrarle los caminos a los más talentosos del Globo y salir con rapidez ni bien le fuera posible. La idea fue acertar un pelotazo para alguno de los dos delanteros (Sebastián Fernández y Silva), a quienes, de todos modos, el balón les llegó poco.

El dominio territorial del local se centró en la claridad de Bolatti y en las puntadas de un incisivo De Federico, que aún así, no alcanzaban. Al conjunto dirigido por Angel Cappa le costó llegar al área rival y crear peligro. Con Pastore bien cubierto, trató de buscar con sus volantes César González y Toranzo bien abiertos, pero no hubo caso. Banfield sumó mucha gente atrás y eso obligó a Huracán a utilizar otro arma: los tiros de larga distancia. Así, probó una vez De Federico (tapó Lucchetti) y después hubo un cabezazo de Medina defectuoso, que no alcanzó a cambiarle el palo al arquero. A los 30, un doble error de Goltz (primero, lo madrugó Fernández, y luego el propio delantero volvió a ganarle la posición cuando aquel se había recuperado), terminó en la apertura del marcador al eludir Fernández a Monzón y decretar el 1 a 0.

Huracán siguió lanzado y Banfield reforzó su posición defensiva, postura en la que llegó a acumular diez jugadores, ya que a excepción del grandote Silva, todo el Taladro se ocupó más de cuidar la ventaja que de aumentarla. Con todo, una falla de Domínguez en el fondo acabó en un disparo alto de Bertolo que pudo oscurecer más el panorama quemero.

Pero cuando los primeros murmullos de preocupación empezaban a habitar el Tomás A. Ducó, un zapatazo de Bolatti se desvió en el volante Pío y puso las cosas de nuevo iguales, casi en el final del primer tiempo, como para que el pueblo de Parque Patricios se vaya tranquilo al entretiempo.

La segunda etapa mostró mejor parado a Huracán. Se vivieron entonces varios momentos de buen fútbol. Es cierto que fue tan contundente y vistoso lo que realizó el Globo hasta aquí en el torneo, que quizá ello obligó a soslayar un poco lo de anoche, cuando tanto derroche previo pareció contrastar con algunos momentos de zozobra. Pero alcanzó: a los 31, a la salida de un corner, combinaron Toranzo y González y el primero metió un bombazo cruzado que dejó sin posibilidades a Lucchetti. Fue una explosión de desahogo difícil de graficar.

Con la roja a Devaca, Banfield se sumió más en su propia oscuridad. Es que se había preparado sólo para defender. Y eso, con un conjunto como Huracán enfrente, terminó siendo suicida.

8 veces dirigió Javier Collado a Huracán; el Globo ganó anoche por primera vez, con tres empates y cuatro derrotas.

EL DATO

En su cancha, el Globo no sufre mucho con el Taladro

El de anoche fue el cotejo número 32 que el Globo jugó ante Banfield en el Ducó. De ellos, los del Sur del Gran Buenos Aires sólo ganaron 4.

LA REACCION

Un sorpresivo cambio de actitud en Julio Falcioni

Aunque estuvo toda la semana quejándose de los árbitros, el DT de Banfield no bien ingresó en el campo saludó al juez Collado.

LO CURIOSO

Esta vez se revirtió la teoría del hombre de menos

El sábado pasado, Lanús le marcó a Banfield cuando Bustos estaba fuera del campo; ayer estaban atendiendo a Erviti y anotó el Taladro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.