Francia-Portugal: las polillas, inesperadas protagonistas de la final de la Eurocopa