Fuerte oposición para Ruggeri

En La Plata, los hinchas del Rojo cantaron en favor de Gallego y repudiaron la contratación de su sucesor
(0)
24 de mayo de 2003  

LA PLATA.- En la tribuna fijaron una posición: "De la mano del Tolo salimos campeón, de la mano del Tolo salimos campeón, que se quede, que no venga el Cabezón" . Los 5000 hinchas de Independiente que anoche alentaron al equipo dieron un fuerte respaldo a Américo Gallego, que no se resigna a dirigir al conjunto de Avellaneda hasta la finalización del Clausura, y le pusieron piedras a Oscar Ruggeri, el reemplazante que está por asumir.

"Al menos que lo echen no va a dar un paso al costado", aseguró un colaborador directo de Gallego antes del partido ante Estudiantes. Y luego, el propio Gallego le dijo a un cronista de televisión: "Cómo no voy a ir el lunes a la práctica si tengo un contrato firmado". Este deseo de Gallego se enfrenta en forma directa con la idea de los dirigentes, que quieren que Ruggeri asuma cuanto antes.

Ayer al mediodía, Gallego se reunió con el plantel en el hotel Presidente, donde se encontraba concentrado. Palabras más o menos, el discurso del entrenador fue: "Muchachos, gracias por todo el esfuerzo y por los buenos momentos. El partido de hoy (por ayer) hay que ganarlo como sea". Sonó a despedida, pero Gallego lejos está de adelantar su alejamiento.

Gallego asumió en Independiente el 10 de abril de 2002; se hizo cargo del equipo en medio de una profunda crisis, pero luego se rearmó con figuras y logró el título en el Apertura último. La relación con los dirigentes fue buena -incluso se le ofreció seis veces la renovación- hasta que apareció Daniel Grinbank, que encabeza el grupo inversor que le cedió futbolistas al club. La CD le exigió al Tolo una respuesta para el 18 del actual. La contestación no llegó en término y el desenlace se precipitó. Enseguida, los dirigentes le encontraron reemplazante.

Anoche, después de varios días, Gallego y Andrés Ducatenzeiler, presidente de Independiente, se encontraron en el vestuario visitante de Estudiantes. "Yo no voy a hacer nada -dijo después Ducatenzeiler- para que Gallego se vaya antes del 30 de junio. Voy a respetar el contrato porque el Tolo lo merece. Queda en él si decide irse antes. Nosotros veríamos con buenos ojos que el nuevo técnico se sume cuanto antes para conocer el plantel. Pero no forzaremos nada."

Los hinchas no están conformes con la designación de Ruggeri; es más, anoche entonaron "El Tolo no se va", "Olé, olé, olé, Tolo, Tolo" y esto no cayó del todo bien entre los dirigentes ubicados en las plateas. "Ahora, Ruggeri tiene la misma resistencia que tuvo Gallego en su momento. Me decían que el Tolo no era ofensivo, pero los resultados demostraron lo contrario. Ruggeri es ganador y un tipo íntegro", respondió Ducatenzeiler.

Los refuerzos

En la misma reunión que se acordó con Ruggeri se comenzó a hablar de refuerzos. La semana próxima se consultará por el volante Marcos Vanzini, de Nacional, y el arquero Catriel Orcellet, de Chicago. Además, se intentará la renovación del préstamo de Federico Insúa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.