Fútbol en Tíbet, entre el profesionalismo y la falta de oxígeno: jugar a 3658 metros sobre el nivel del mar