Fútbol: la TV del Mundial, entre el negocio y las leyes