Opinión. "Fútbol para todos", el último pelotazo