Gallardo, el motor de un modelo que River disfruta