Barcelona, inestable: en La Coruña, Gallardo tiene un modelo a seguir