Gallardo sufre: se volvió a lesionar

El volante sufrió una inflamación en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha; no irá a México y se abre una incógnita para el superclásico
(0)
27 de abril de 2004  

Cada vez que se habla de Marcelo Salas o Marcelo Gallardo se menciona una palabra: calvario, que es más o menos lo que vivieron desde que ambos regresaron a River, a mediados del año último, por las sucesivas lesiones. Lo peor es que nadie sabe a ciencia cierta cuándo finalizará este camino de espinas.

Ayer, el que sumó un nuevo capítulo a esta historia fue Gallardo, que sufrió una nueva dolencia durante las tareas que parte del plantel realizó en Ezeiza. A los cuatro minutos del partido de práctica, Gallardo luchó por la pelota con el juvenil René Lima y sintió un fuerte dolor en la rodilla derecha. Como en ese momento no estaba Luis Seveso, médico del plantel, que se encontraba con el grupo que se entrenó en el Monumental, sólo más tarde se supo que, como consecuencia de esa jugada, se le produjo una inflamación en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha.

Hasta que no ceda la inflamación no se le podrán efectuar estudios al volante para determinar con precisión el grado de la lesión, pero ya quedó al margen del encuentro del viernes próximo, ante Central, y del viaje a México para jugar frente a Santos Laguna el martes venidero, por los octavos de final de la Copa Libertadores. Lo peor, sin embargo, es que quedan 15 días para la revancha con Santos y 20 para el superclásico, y los indicios, en principio, no son buenos en función de la presencia de jugador en esos encuentros.

El Muñeco sufrió una distensión en el mismo ligamento, en su regreso a River, el 17 de agosto del año último, en el partido ante Newell’s, en el Monumental.

Desde entonces, las lesiones atentaron contra su presencia en las canchas. En el último semestre del año pasado, Gallardo participó en el 12,52 % de los compromisos de River, mientras que este año esa cifra subió, pero sólo hasta el 29,93%.

En los 14 partidos que disputó, el Muñeco anotó cinco goles, una cifra que no estaría nada mal tratándose de un volante, salvo por el hecho de que los convirtió en dos partidos: ante San Pablo, en el primer encuentro por las semifinales de la Copa Sudamericana 2003, hizo dos, y frente a Arsenal, por el Clausura en curso, hizo tres.

Gallardo reconoció que sufre un problema crónico en la rodilla derecha. "Creo que casi nunca estuve al ciento por ciento de mis posibilidades", admitió, casi resignado, y con el fin de aclarar que esta situación no le era del todo extraña.

Claro que la magnitud del hecho se ve reflejada en una evaluación que se hizo en los últimos días entre el cuerpo médico y el futbolista acerca de si era conveniente que se someta a una operación o no. Fundamentalmente a instancias del jugador, se acordó que seguiría hasta mitad de año con un tratamiento especial. La pregunta que cabe ahora es: ¿mantendrá la postura Gallardo ante los reiterados problemas?

José María Aguilar ratificó ayer la intención de retener tanto a Gallardo como a Salas. Sin embargo, las incógnitas que ambos abren a cada paso hacen que a esa firmeza la cubra un gran signo de interrogación.

Aguilar admitió negociaciones

José María Aguilar, presidente de River, admitió ayer las conversaciones iniciadas para contratar al defensor Daniel Díaz, de Cruz Azul, de México. "Hace tiempo que ese apellido está vinculado con River. Hemos sostenidos conversaciones desde que estaba en Rosario Central, incluso con gente que se presentó como dueña del pase y que en realidad no lo era", dijo el dirigente en una conversación con Radio La Red.

Lo que desmintió Aguilar es que esto esté vinculado con un eventual alejamiento del zaguero Horacio Ameli, de buen rendimiento en River. "Queremos que siga porque demostró que es un jugador extraordinario. Pero habrá que ver si nos ponemos de acuerdo en los números", dijo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.