Argentinos desafía la lógica: de último a semifinalista de la Copa de la Superliga

Argentina Copa de la Superliga Cuartos de final
  • 1
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • Santiago Silva
  • 2
Argentinos Juniors

Argentinos Juniors

  • Alexis Mac Allister /
  • Jonathan Sandoval
Máximo Randrup
(0)
16 de mayo de 2019  • 21:00

"Los últimos serán los primeros", sentencia un dicho que casi nunca se cumple. Sin embargo, Argentinos se abraza a ese refrán y sueña despierto en la Copa de la Superliga. Derrotó 2-1 a Gimnasia en La Plata por lo goles de Alexis Mac Allister y Jonathan Sandoval (Santiago Silva puso el empate parcial), y ya se encuentra en semifinales. Último en la Superliga, se entusiasma con ganar este certamen en el que define siempre de visitante: antes había dejado en el camino a Independiente y San Lorenzo, también a domicilio.

En el comienzo del juego, el Lobo intentó ahogar al Bicho pero su voracidad inicial careció de consistencia y la ambición se diluyó rápido. Con Gimnasia inconexo y Argentinos sin profundidad, el trámite se tornó aburrido; casi tedioso.

El 1-0 de Mac Allister

La primera ocasión de gol nítida finalizó adentro del arco. Claudio Spinelli descargó, Matías Romero mandó el centro (una asistencia aérea en realidad) y Alexis Mac Allister cabeceó a colocar para poner 1-0 a la visita.

La apertura del marcador destrabó el partido. Lo que era un bodrio se convirtió en un interesante choque de estilos. Los dirigidos por Diego Dabove inquietaron con juego asociado y los hombres de Darío Ortiz a través de dos recursos; la pelota quieta y los bochazos largos para los dos tanques. Antes del descanso, el Bicho dispuso de dos oportunidades para estirar la ventaja: Elías Gómez fue el protagonista de ambas; una de ellas la sacó Víctor Ayala delante de la línea y la otra pasó cerca. El Lobo también contó con dos posibilidades claras: Lucas Chaves le tapó un buen remate a Jan Hurtado y Comba se perdió una situación debajo del arco.

Silva igualó el partido

En el complemento Gimnasia logró lo que no había conseguido en el primero: avasallar a su adversario. Desbordarlo. Tardó nada en preocuparlo, unos instantes en ponerlo en aprietos reales (centro de Santiago Silva y cabezazo de Horacio Tijanovich que atajó el arquero) y 13 minutos en sellar el 1-1. Se repitieron los intérpretes pero se invirtió la fórmula; Tijanovich le pegó al arco, Chaves dio un rebote corto y Silva -siempre oportuno- lo aprovechó.

Luego de ese error, que no fue grosero aunque sí evidente, el portero visitante se transformó en muralla. Parecía un frontón. Caía un centro, aparecía Chaves. Mano a mano para el local, Chaves para desactivar. En el medio del show del arquero, Argentinos pegó una trompada que resultó letal. Alexis Mac Allister mandó un preciso tiro de esquina desde la derecha, Sandoval puso la testa y direccionó la bola junto a un palo. Era el 2-1.

Sandoval puso el 2-1

¿Ahí se acabó la historia? No. El Bicho necesitó que Chaves se volviese a lucir. El Lobo, herido, fue y fue. Pero le costó hallar senderos para vulnerar a la defensa y para colmo -cuando lo hizo- se chocó contra un guardameta inspirado.

Los minutos pasaron y Argentinos celebró. Salió último de la Superliga, es cierto. Ahora, con una versión vigorizada, pretende redimirse. Está en semifinales. Y va por todo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.