Suscriptor digital

Defensa y Justicia ganó, sigue invicto y está solo en la cima de la Superliga: venció por 1-0 a Gimnasia en La Plata

Fuente: FotoBAIRES
Máximo Randrup
(0)
16 de febrero de 2019  • 20:00

En La Plata, Defensa y Justicia logró su sexta victoria consecutiva, sigue invicto en la Superliga y quedó en la punta del torneo en soledad. Con gol de Manuel Guanini, en contra, en el primer tiempo superó por 1-0 a Gimnasia en un partido correspondiente a la fecha 19 y El Halcón acumula 45 puntos, tres más que Racing, que el lunes tendrá la presión de tener que ganarle a Godoy Cruz en Avellaneda para no perder el liderazgo que compartían desde la jornada anterior.

El Halcón, en los primeros minutos, lució desconcertado; un poco por la presión asfixiante del Lobo en la zona media y otro tanto por el veneno de los centros de Víctor Ayala, que cruzaban el área en busca de un soplido. Lo importante para Defensa, en el inicio del juego, fue que no se conformó con resguardarse.

Crédito: Twitter Defensa y Justicia

Por eso, en cuanto pudo salir del asedio, fue en busca de su gran amor: el gol. Y lo hizo con tal decisión, que lo consiguió en el primer avance a fondo. El autor intelectual del 1-0 fue el recién ingresado Domingo Blanco (había reemplazado al lesionado Gastón Togni), quien picó por derecha y mandó el centro atrás; aunque el autor material fue Manuel Guanini, por llevarse la bola por delante y mandarla adentro de su propio arco.

Gimnasia sintió el impacto y la visita casi aprovecha para ensanchar la diferencia. Fernando Márquez -siempre una amenaza- halló una grieta, se filtró y quedó cara a cara con Alexis Martín Arias. Ganó el arquero.

El resumen del partido

¿Tuvo el Lobo alguna clara en la primera etapa, más allá del peligro que generó con cada pelota detenida? Sí. Se asociaron los grandotes (Santiago Silva y Jan Hurtado) y casi alcanza la igualdad: el Tanque habilitó, el venezolano remató y el balón salió apenas desviado.

Unos instantes antes del entretiempo hubo tiempo para la marca registrada del histérico fútbol argentino: la violencia. Un plateísta lanzó un proyectil, el entrenador de arqueros de Defensa y Justicia (Juan Gambandé) lo recibió y el partido estuvo demorado unos minutos. Después, por supuesto, el show continuó.

Fuente: FotoBAIRES

El segundo tiempo resultó, incluso, más enredado que la primera parte. Gimnasia atacó sin demasiada inventiva y Defensa -un tanto impreciso- no consiguió imponer su ambicioso juego. Igualmente, la visita pudo ampliar la distancia: primero Nicolás Fernández no le sacó jugo a su soledad (cabeceó por encima del caño horizontal) y más tarde Martín Arias cristalizó ¿la mejor atajada del campeonato? Sí. Fue tremenda.

Sobre el final, el Lobo casi abraza el empate. Hurtado encontró una bola huérfana en el área, le pegó de primera y su disparo salió por centímetros.

No hubo tiempo para más. Defensa sueña como nunca; Gimnasia sufre y hace cuentas.

Incidentes al final del primer tiempo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?