La Copa Sudamericana. Gimnasia estuvo cerca de dar el batacazo en Río