Ganó el clásico y llegó a la cima. Godoy Cruz: dos motivos para brindar