Al volante le molestaron las críticas. Gracián, incómodo por jugar poco