Gracias al tiempo de refresco

Juan Pablo Varsky
Juan Pablo Varsky PARA LA NACION
(0)
30 de junio de 2014  

Fortaleza.- "Cooling break", dice el sobreimpreso. Se interrumpe el partido durante tres minutos por las condiciones climáticas de Fortaleza, un infierno de calor y humedad. Van 31 minutos del segundo tiempo. Gana México 1 a 0 con golazo de Giovanni dos Santos. Daley Blind no lo marcó con rigor y el 10 la clavó de zurda. El Tri está cerca de romper el maleficio de octavos. Es el sexto Mundial seguido entre los dieciséis, pero sin poder pasar a cuartos. Dos veces la Argentina, una Bulgaria por penales, otra Estados Unidos y otra Alemania en el 98. Ésa dolió. Lo tenía controlado con gol de Luis Hernández, se tiró atrás y lo terminó perdiendo 1-2 con goles sobre el final.

Dieciséis años después, Miguel Herrera ya hizo el cambio conservador. Sacó al autor del gol diez minutos después de su obra. Puso a Aquino, un mediocampista. Dejó solo arriba a Oribe Peralta. Resignó territorio y pelota. El equipo se acurrucó contra Ochoa. El arquero sin club sacó una bola milagrosa. El celular de Jorge Berlanga, su representante, sonó 700 veces durante la atajada ante De Vrij.

Louis Van Gaal ya había salido del 5-3-2 tras el gol de Gio. Afuera Verhaegh, lateral. Adentro Memphis, extremo. En el cambio al 4-3-3, Dirk Kuyt se movió al lateral derecho. Es delantero y venía jugando como lateral izquierdo. Gloria a esos compañeros que nunca te abandonan y dejan el ego en el vestuario. El DT había gastado otro cambio más temprano. De Jong lastimado a los seis minutos. Baja importante. Es mucho más que un planchazo a Xabi Alonso. Raspa pero también corta y se la pasa a un compañero.

Entró Martins Indi. Blind pasó al medio. Influyó menos que De Jong y se lo extrañó como zaguero, ya que no pudo imponer su juego largo. Si agregamos su débil defensa en el gol de Dos Santos, queda sentenciado: ese cambio fue un problema.

El primer tiempo ofreció nueve mano a mano. Fotocopiados tácticamente, fue uno contra uno en toda la cancha. Lateral contra lateral, atacante contra defensor, medio contra medio. Solamente el arquero y un zaguero quedaron fuera de esta tendencia. El 1-0 descosió el partido. Los cambios lo rompieron.

Cooling break. La cámara enfoca a Van Gaal. Kuyt lo escucha. Cuando el juego se reanude, cambiará de posición otra vez. De 9 ahora. Robben y Memphis de extremos. 3-3-4. Un árbol de Navidad, con Sneijder detrás del póquer de arriba. Enseguida saca a Van Persie y pone a Huntelaar, un ariete que cabecea ladrillos. México ya es Murciélago Tactics. Un 5-4-1 con Chicharito solísimo arriba. Concede 10 tiros de esquina. En el último, Aquino deja libre a Sneijder en la medialuna. El 10 vuelve a 2010. Pleno empeine, empalme divino, golazo. Ochoa queda de estatua. Berlanga apaga su celular.

Holanda tiene ganas de ganarlo. Sobre todo Robben. México nunca se lo creyó. Francia 98 regresa como fantasma. No vi falta. Cobraron penal. Robben no lo quiso patear. "Me habían hecho la falta y se lo dejé a Huntelaar."

Huntelaar había errado cuatro de sus últimos cinco. No le afectó. 2-1. Falta un minuto. Holanda vuelve al 4-3-3. Kuyt al lateral derecho. México a su maldición del quinto partido. Final. Al noble Kuyt le regalan un primer plano para su grito. Van Gaal confiesa ante la prensa: "Por suerte pude explicarles a los jugadores el cambio de sistema en el cooling break".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.