Gran escándalo

El árbitro detenido cobraba 4000 y 6500 dólares; el torneo local no se interrumpirá
El árbitro detenido cobraba 4000 y 6500 dólares; el torneo local no se interrumpirá
(0)
27 de septiembre de 2005  

RIO DE JANEIRO.- La confesión del árbitro internacional brasileño Edilson Pereira de Carvalho de que recibía sobornos de una mafia de apuestas por Internet instaló la corrupción en el fútbol campeón del mundo, como sucedió hace algunos meses en Alemania, país organizador del Mundial del año próximo. Se habla de la "mafia del silbato".

La investigación mostró que el árbitro recibía entre 10.000 y 15.000 reales (entre 4350 y 6520 dólares) por cada partido. En una de las conversaciones grabadas, Pereira le dice a su principal cómplice, el empresario Nagib Fayad, también arrestado, que apueste todo al Vasco da Gama ante Figueirense, que él garantiza el triunfo de los primeros. El presidente del Superior Tribunal de Justicia Deportiva de Brasil, Luiz Zveiter, advirtió: "Si se comprueba la estafa, los partidos serán realizados nuevamente".

Mientras, Ricardo Teixeira, titular de la Confederación Brasileña de Fútbol, dijo: "El campeonato brasileño no será paralizado. Hechos como éste ocurrieron en Italia, España y Alemania, y se investigarán", una fuente de la FIFA señaló: "Aún no tenemos una comunicación oficial. En cuanto la CBF nos remita el informe lo estudiaremos".

Pereira, que decidió colaborar con la Justicia para beneficiarse con una posible reducción de la pena, aseguró que la mafia de la que recibía sobornos intentó corromper otros árbitros, entre ellos Paulo José Danelon y Romildo Correa. "Danelon alegó que no aceptó la propuesta, pero algunos partidos levantan sospechas", afirmó el juez preso en su interrogatorio, reproducido por Folha On Line. También dijo que Correa recibió una oferta, pero no sabe si la aceptó o no.

Se cree que los fraudes comenzaron en octubre del año último con otros árbitros y que Pereira sólo fue corrompido este año.

El árbitro, arrestado el último sábado por orden de la jueza Antonia Brasilina de Paula Farah, admitió que intentó manipular siete partidos por el torneo local y uno por la Copa Libertadores de este año, el que Banfield le ganó a Alianza Lima por 3 a 2 y que le permitió clasificarse como segundo en su grupo, se informó ayer en la fiscalía antimafia de San Pablo.

El juez tuvo repercusión mediática hace unas semanas, cuando fue acusado por los argentinos Carlos Tevez y Sebastián Domínguez, de Corinthians, de haberlos insultado por la condición de extranjeros durante un encuentro.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.