Por la crisis. Guil y una convocatoria