Guillermo pasó de buscar un sustituto para Tevez a confiar en sólo cuatro titulares