Las conclusiones de Alfaro: cómo maneja la disputa Tevez-Zárate y qué porcentaje falta para un equipo con su identidad

Gustavo Alfaro
Gustavo Alfaro Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
1 de febrero de 2019  • 08:00

SAN JUAN.- Mientras habla, Gustavo Alfaro sostiene con sus manos una botella. La mueve, la deja quieta, la cambia de mano, desenrosca la tapa... casi como si fuera una forma de concentración. Elegante con camisa blanca y pantalón y zapatos negros -el saco que vistió durante el partido ya se había perdido en el calor sanjuanino-, mide cada palabra, intenta ser preciso y claro para no dejar ningún hilo suelto que permita la duda, y, cada tanto, deja atrás su seria estampa y esboza una sonrisa: su primera victoria como entrenador de Boca se lo permite. El contundente 4-0 ante San Martín de San Juan le brinda tranquilidad para trabajar pensando a futuro, aunque también le deja preguntas: ¿cuánto falta para ver su sello? ¿Pueden jugar juntos Tevez y Zárate? ¿Cuándo logrará conformar el equipo titular inamovible?

Lejos de buscar contundencia con sus declaraciones, Alfaro transmite calma y habla de un proceso que llevará tiempo y partidos. Con trabajo y rodaje, el técnico confía que su identidad aparecerá. "Tengo muchas cosas para mejorar desde la presión, el manejo de la pelota, la finalización... esto recién arranca. Yo siento que todavía falta el 50% o 60% de rendimiento de lo que quiero para mi equipo. Este fue el partido más equilibrado de Boca en todas sus líneas, muy distinto a Unión, Aldosivi y Newell's. La habitualidad y el conocimiento lo conseguís con el ensayo semanal y la puesta en escena que es el día del partido. Y ahí sacás las conclusiones. Pero hasta que no pase una buena cantidad de partidos y vayas corrigiendo sobre la marcha, no vas a terminar de tener la identidad de equipo que pretendés. Todavía necesitamos una identidad que estamos en camino a buscarla", destacó el DT en rueda de prensa tras el triunfo.

"Vamos a ver un equipo titular, mi idea es tenerlo. Hay veces que cuando tenés partidos entre semana, por lo general lo que más sufren los desgastes son los volantes y los delanteros, entonces el recambio se maneja ahí. Si tenés un plantel con nivel de jerarquía parejo, a lo mejor elegís empezar con uno y terminar con otro, es una cuestión de estrategia. Ya con el plantel definido, a partir de la semana que viene voy a buscar la mejor estructura con los hombres que tengo", agregó el entrenador, que sumó siete refuerzos y tres de ellos ya son titulares: Jorman Campuzano, Iván Marcone y Junior Alonso.

Tras una gran actuación de Mauro Zárate, siendo una de las figuras de la cancha con un gol y una asistencia, la duda se instaló: ¿le terminará ganando la pulseada a Carlos Tevez o podrán jugar juntos? Para Alfaro, lo único que está claro es que el domingo ante Godoy Cruz jugarán el Apache y Darío Benedetto para continuar con la rotación, pero a futuro nada está definido.

Zárate y Tevez pueden jugar juntos, pero tengo que rearmar el mediocampo con tres volantes... ¿y dónde pongo a Pavón? Son todas cosas que analizo, tengo que ver cómo el equipo queda mejor compensado
Gustavo Alfaro

"Vamos a tener poco tiempo de recuperación física, Zárate jugó mucho y lo guardamos a Carlitos para que esté, por eso va a jugar con Benedetto. Pero en una semana larga puede que jueguen los dos juntos, aunque para eso tengo que rearmar la mitad de la cancha de manera distinta porque si están los dos entre doble enganche o punta y enganche, ¿dónde ponés a Pavón? Tenés que armar un mediocampo con tres volantes", analizó el director técnico, y añadió: "Son todas cosas que analizo. El otro día en Rosario entendí que el equipo necesitaba a Wanchope y a Benedetto, por ejemplo. Tengo que ver cómo el equipo queda mejor compensando. Lo importante es que hay un sentido de pertenencia muy bueno y todos buscamos que Boca gane".

Por otro lado, Alfaro reveló qué fue lo que dialogó con Zárate y la importancia que puede tener para el equipo en este 2019: "Con Mauro hablé clarito. Cuando vino a acá, vino a triunfar. Y como él vino a triunfar, necesita esa competitividad de saber que no puede conformarse con lo que ha hecho. Le dije que iba a ser muy exigente con él porque entendía que tenía mucho para dar. Estamos muy contentos todos con el nivel que está teniendo".

Acerca del mercado de pases y el diseño final del plantel profesional, el DT se lamentó por no poder incorporar a Marcos Acuña: "Me quedé con las ganas de sumar a Acuña. Hicimos lo imposible, hasta una oferta que es imposible para el mercado argentino. Boca lo buscó por todos lados, el jugador quería venir... pero cuando tenés un rival poderoso que con la plata no lo corrés, no podés hacer nada".

Pero, pese a eso, destacó que tiene mucho material para trabajar: "Yo quiero tener puntos altos y me faltó un volante más por izquierda para tener dos jugadores por puestos. Pero hay un nivel de competitividad que nivela para arriba. Lo importante es el equipo, después si tenemos el arquero menos vencido, el mejor jugador o el goleador del torneo, para mí es secundario... cuando se cumplen los objetivos grupales, se cumplen los individuales también. Y para eso necesitás un plantel competitivo".

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.