Hechizo eterno: el reto de la Argentina para quebrar 25 años vacíos de títulos

Los penales amargaron a Messi en la final de la Copa América 2016
Los penales amargaron a Messi en la final de la Copa América 2016 Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco
Cristian Grosso
(0)
31 de enero de 2019  • 23:59

Cuando comenzó el maleficio, Diego Maradona todavía era el capitán de la selección argentina y Lionel Messi apenas había cumplido seis años. Ya pasó más de un cuarto de siglo. Un ciclo decepcionante, que se volvió eterno, y hasta ahora no aparece el conjuro que acabe con el hechizo. Desde el sepia 4 de julio de 1993 que la selección argentina no gana un título. La Copa América de Ecuador 1993 ya se ha desteñido. El póster se ajó. La lista, increíble, creció y creció hasta adquirir una extensión impensada: ya se encadenaron 17 oportunidades con desenlaces decepcionantes. Son siete Mundiales, ocho Copas América y dos Copas de las Confederaciones… sin poder gritar campeón. El grito ahogado.

El destino, el calendario futbolístico en realidad, en algunos meses abrirá otra oportunidad. Otra. La Copa América de Brasil, del 14 de junio al 7de julio, renovará la ilusión. Con Lionel Scaloni al frente, un entrenador impensado hace pocos meses, con Paulo Dybala y Mauro Icardi como emblemas de la nueva generación, y muchos jugadores con poco recorrido al frente del ala renovadora. Y con un enorme interrogante alrededor de Messi, el capitán ausente que eligió no hablar más de la selección desde la eliminación en el Mundial de Rusia. Más allá de un supuesto regreso tan anunciado, él aún no lo definió.

Mientras quema la impiadosa sensación de vacío, enumerar los entrenadores que desfilaron por la selección en todos estos años agranda el desencuentro entre la selección y el éxito: Alfio Basile, Daniel Passarella, Marcelo Bielsa, José Pekerman, Basile nuevamente, Diego Maradona, Sergio Batista, Alejandro Sabella, Gerardo Martino, Edgardo Bauza, Jorge Sampaoli y desde hace algunos meses, Scaloni. La cadena de eslabones frustrantes no ha dejado de crecer y el repaso lo corrobora. Asoma Brasil 2019, otra vez una Copa América. Quizá sea un buen augurio, un guiño, para olvidar el estigma de Ecuador 1993.

1994- Mundial de los Estados Unidos

DESPEDIDA Y EFEDRINA. El 3 de julio de 1994, en Pasadena, la Argentina, sacudida por el doping de Diego Armando Maradona, cayó por 3-2 frente a Rumania y quedó eliminada en los octavos de final del Mundial de los Estados Unidos. La selección nacional terminó en el 11er lugar en el torneo que ganó Brasil.

1995- Copa de las Confederaciones

DERROTA EN EL DESIERTO. El 13 de enero de 1995, en Ryad, Arabia Saudita, la Argentina cayó por 2-0 ante Dinamarca en la final de la Copa Rey Fahd, luego de las Confederaciones. Eran los primeros pasos del ciclo de Passarella y la presentación internacional de Zanetti, Roberto Ayala y Marcelo Gallardo.

1995- Copa América de Uruguay

UNA MANO NEGRA. El 17 de julio de 1995, en Rivera, la Argentina perdió 4 a 2 por penales frente a Brasil, tras empatar 2-2, y quedó eliminada de la Copa América de Uruguay en los cuartos de final. La noche se recuerda por el gol de Tulio, que antes de convertir bajó la pelota con la mano.

1997- Copa América de Bolivia

EL PLAN B NO SIRVIÓ. El 21 de junio de 1997, en Sucre, el seleccionado fue superado por 2-1 por Perú y quedó eliminado en los cuartos de final de la Copa América de Bolivia. En medio de las eliminatorias, el entrenador Passarella decidió participar con un equipo alternativo.

1998- Mundial de Francia

PASO ATRÁS CON EL KÁISER. El 4 de julio de 1998, en el estadio Vélodrome, de Marsella, la Argentina cayó por 2-1 ante Holanda, a un minuto del final, y se marchó del Mundial de Francia en los cuartos de final. Finalmente, ocupó la 6ta ubicación en el torneo.

1999- Copa América de Paraguay

BRASIL, SIEMPRE VERDUGO. El 11 de julio de 1999, en Ciudad del Este, la Argentina perdió por 2-1 frente a Brasil y se despidió de la Copa América de Paraguay en los cuartos de final. El entrenador Bielsa estaba conociendo a sus nuevos dirigidos y las principales figuras no concurrieron al certamen.

2001- Copa América de Colombia

AUSENCIA POR AMENAZAS. Por razones de seguridad, ya que en la embajada argentina en Bogotá se había recibido una carta que amenazaba de muerte a la delegación albiceleste, la AFA decidió no participar de la Copa América de Colombia, que se jugó del 12 al 29 de julio de 2001.

2002- Mundial de Corea-Japón

EL IMPACTO MÁS DOLOROSO. La Argentina desembarcó en Japón como clara favorita al título y se marchó sin pasar la primera rueda. Terminó 18va, en el peor derrumbe de las últimas décadas. El equipo de Bielsa, que había atrapado todos los elogios, nunca consiguió su mejor forma y el lapidario 1-1 con Suecia, en Miyagi, lo eyectó del torneo el 16 de junio de 2002.

2004- Copa América de Perú

EL FANTASMA DE ADRIANO. La mejor producción colectiva en los años de gestión de Bielsa se encontró con Brasil en la final y el DT volvió a quedarse con las manos vacías. La Argentina dominó el torneo de punta a punta, con un juego atractivo, e incluso en la final del 25 de julio de 2004 fue muy superior. Adriano igualó 2 a 2 en la agonía y los penales sentenciaron el duelo histórico en favor de los brasileños.

2005- Copa de las Confederaciones

OTRA PALIZA DE BRASIL. La convincente actuación argentina, aunque debió pasar por los azarosos penales frente a México para llegar al desenlace, chocó contra su peor verdugo: Brasil, otra vez en una final, humilló al equipo de Pekerman. Fue 4 a 1 en Fráncfort el 29 de junio, pero al resultado global le faltaron varios goles más para el Scratch.

2006- Mundial de Alemania

AQUELLA CRUZ DE MESSI. Pekerman estructuró un equipo equilibrado, que atrapó la atención del mundo después de apabullar a Serbia por 6 a 0 en Gelsenkirchen. Eliminó a México con sofocones en los octavos de final y estuvo a 12 minutos de sacar al anfitrión y pasar a semifinales. Aquel 30 de junio de 2006, Messi miró ese partido desde el banco y luego llegaron los fatídicos penales de Lehmann.

2007- Copa América de Venezuela

SOLO FALTÓ LA FINAL. Basile en la conducción tuvo la saludable idea de juntar a Verón, Riquelme, Messi, Tevez, Crespo... y el equipo consiguió una atractiva sintonía para dejar en el camino a todos los rivales que se le cruzaron. Hasta la final, cuando el 15 de julio Brasil sorprendió de entrada y el equipo no tuvo reacción. El paso decisivo desteñido borró la ilusión anterior.

2010- Mundial de Sudáfrica

EL PAPELÓN DE MARADONA. Detrás de un plantel desbalanceado, sin identidad futbolística, la selección llegó hasta donde se lo permitieron rivales menores. Con un alto poder explosivo en sus delanteros, más un Messi brillante en los primeros juegos, la barrera de los cuartos de final volvieron a ser un listón muy alto: el 3 de julio, Alemania la eliminó con una paliza por 4 a 0.

2011- Copa América de la Argentina

LA DECEPCIÓN EN CASA. La eliminación de la Copa América la provocó Uruguay, por penales, el 16 de julio, y anticipadamente en los cuartos de final. El equipo solamente tuvo un buen lapso en el 3-0 a Costa Rica; en el resto del camino estuvo a años luz de lo que se esperaba de un plantel con tantas figuras. Un golpe especialmente duro por haberlo recibido en casa.

2014- Mundial de Brasil

EL GOLPE DEL MARACANÁ. La Argentina construyó en la Copa del Mundo un camino firme cuando se rodeó de precauciones. Después de ser vital hasta los octavos de final, Messi perdió influencia y desequilibrio a medida que Sabella acorazó a la formación. El espíritu de Mascherano y los goles desaprovechados en la final con Alemania quedaron en el recuerdo de aquel 13 de julio.

2015- Copa América de Chile

LOS PENALES MALDITOS. La Argentina avanzó hasta la final con una marcha que alternó algunos baches con sobresalientes actuaciones, como la semifinal, cuando arrolló 6-1 a Paraguay. En el encuentro decisivo, el 4 de julio, traicionó su espíritu ambicioso y prefirió dedicarse a desactivar a Chile. Ninguno supo imponerse y el título se definió en los penales. Marcelo Bravo se lo atajó a Banega, Higuaín desvió el suyo, Chile no falló ninguno y entró en la historia.

2016- Copa América de los EE.UU.

LOS PENALES MALDITOS II. El seleccionado de Gerardo Martino hizo un recorrido perfecto por la competencia del Centenario, pero otra vez desbarrancó en el cotejo crucial. Y otra vez frente a Chile, después de empatar sin goles como un año antes, y nuevamente por la vía de los penales. En el equipo ahora dirigido por Juan Antonio Pizzi acertaron todos, mientras que la Argentina volvió a fallar: ese 4 de julio erró Messi el primero y fue el presagio del derrumbe. Luego, Bravo contuvo el remate de Biglia y la Roja repitió la coronación.

2018- Mundial de Rusia

UN TRISTE FINAL. El empate en el debut con Islandia y el penal que le atajaron a Messi pareció un aviso. La derrota 3-0 con Croacia, en el segundo partido, confirmó las alarmas. Un equipo desprovisto de identidad, rodeado de rumores y con el entrenador Sampaoli cuestionado internamente, se volvió un cóctel explosivo. Un gol de Rojo en la agonía del tercer partido con Nigeria salvó al equipo del papelón, pero cuatro días más tarde, el 30 de junio, Francia, el futuro campeón, expulsó a la selección de la competencia con mucha más amplitud que el 4-3 final. El cuarto Mundial de Messi, el peor de su recorrido, se clavó como un puñal.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.