El Preolímpico. Hombre satisfecho