Huracán cedió terreno; todo en manos del Rojo