Huracán, en pie de lucha