Huracán es un barco que sigue a la deriva

El descenso sigue acechando al Globo: en Parque Patricios perdió por 3 a 0 con Unión y lleva 20 partidos sin ganar
Diego Morini
(0)
24 de mayo de 2003  

En Parque Patricios la esperanza tiene una luz débil; tan frágil como la confianza de esos pibes que entregan todo, a los que les tocó en suerte (mala, por supuesto) una época nefasta en resultados deportivos y que terminan como escudos humanos de la impotencia del hincha. De la resignación de platea y popular, que ya no recuerda lo que era tener paciencia. Este embrujo de sinsabores sigue manteniendo bajo su influjo a Huracán, que hilvanó el 20° encuentro sin ganar. Volvió a sucumbir, el Globo, frente a Unión y por 3 a 0, con el monstruo del descenso al acecho para devorarlo cuanto antes.

Si hasta entre la desesperanza del público un plateísta pidió que, de tener que bajar de categoría, el hecho se produzca antes de la 17a. fecha. Es que en esa jornada Huracán se medirá con San Lorenzo y el honor y la vergüenza son dos atributos que en el fútbol no se negocian.

Tantos nervios hubo en las tribunas como en las piernas de esos chicos que salieron a ponerle el pecho a la mala situación.

Unión, con su mayor experiencia y aplomo, parecía que salía a llevarse todo de entrada. Con Ríos, Capria, Giménez e Islas como circuito encargado de crear peligro. Pero Huracán fue soltándose de a poco hasta conseguir salir del asedio. Unión dejó de proponer y encima perdió a Capria enseguida (sufrió un desgarro en el isquiotibial izquierdo).

En medio de un desarrollo desprolijo, parecía que el primer tiempo se consumía sin novedades en el marcador. Pero apareció Adrián González, que efectuó una corrida de área a área, tiró una pared con Giménez y definió bárbaro ante Andújar. Primer golpe para el Globo y un grito unánime de la gente: "Que se vayan todos". Jugadores, comisión directiva..., todos.

La debacle llegó en mayor medida tras el descanso. Luciano Leguizamón, reemplazante de Capria, apareció como gran figura para dejar masticando bronca a los locales. Primero, habilitó a Pablo Islas, que no falló; después, asistió en diagonal al Chaco Giménez, que eludió al arquero y puso el 3 a 0.

Fue un mazazo para todos en Parque Patricios. Para los jugadores, que fueron invadidos por ese raro sentimiento mezcla de inseguridad, desconfianza y temor al papelón. Para los simpatizantes del Globo, que se manifestaron de diferentes maneras: se marcharon antes de tiempo muchos, insultaron por lo bajo otros, se unió en un silencio triste la mayoría.

Huracán es ese barco a la deriva que la tempestad se empecina en no dejar en paz.

Muchos para una elección

A pesar del mal momento futbolístico y social que vive el club, son muchos los que tienen la intención de sacarlo del pozo. El 13 de julio próximo habrá recambio de autoridades en Huracán y existen diez agrupaciones anotadas para participar del acto eleccionario. Lo significativo es que no se presentará la agrupación Cambio Huracanense, que gobernó al club desde 1998, en los dos últimos períodos.

  • La comisión directiva de Huracán determinó, de manera unánime, expulsar como socio al ex secretario del club, Jorge Batet (está suspendido en su cargo), al que se acusa de "haber ofendido la investidura presidencial".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.