Huracán festejó en un partido de escaso vuelo