Las eliminatorias. Implacable: los protagonistas de una clasificación casi ideal