Incentivar el sentido común

Claudio Cerviño
(0)
13 de diciembre de 2001  

Nunca entendí muy bien la finalidad de los premios que otorgan los clubes de fútbol a los planteles. Usualmente, y agudizado en estos tiempos críticos, son sumas que complican las finanzas de las entidades y que llevan a personas inteligentes, como el ingeniero Mauricio Macri, a pronunciar frases poco felices: "No es negocio salir campeón" .

Nunca entendí lo de los premios porque queda explícito, en el momento que un profesional asume un convenio, que hará todo lo posible, y más, para cumplir. Es decir, si un jugador percibe 500.000 dólares de prima y 10.000 dólares mensuales, su prestación no es sólo jugar, sino jugar bien, posibilitar que su equipo gane, que su club crezca y que los dirigentes reciban los beneficios (votos, credibilidad, prestigio) de lo que sembraron. ¿Para qué los premios? ¿O acaso un neurocirujano cobra un adicional por una intervención exitosa? Y si no recibiera ese adicional, ¿qué, operaría mal? Es el reino del absurdo.

Se avecina el desenlace del torneo Apertura, ese que tiene a Racing listo para gatillar el disparo del éxtasis contenido. Con el advenimiento de las dos últimas fechas era inevitable la puesta en escena de la famosa palabra. Incentivación, que viene, claro, del incentivo. Las voces se irán sumando si se las convoca. Todos los protagonistas hablarán de su "no rotundo al soborno", de su visto bueno a "la incentivación, porque la plata es por ir para adelante", y de que si bien aceptarían esos dinerillos, "nunca fui incentivado". Además, obvio, remarcarán que si no hay oferta alguna, igual saldrán a ganar "por el bien del club", "porque necesitamos alejarnos de la zona de promoción", "porque queremos regalárselo a la hinchada", "porque se lo prometí a mi señora". En fin, un catálogo de frases hechas que tiende a agregar confusión a la interminable rueda de la hipocresía.

Habló Carlos Cordone , ex Vélez y Racing e hincha de la Academia, ahora delantero de Argentinos Juniors, rival el domingo de River, el único equipo que le discute el título a la entidad de Avellaneda. "Me parece que si vienen a proponernos algo para ganar o empatar lo vamos a aceptar. No vamos a ser tan tontos de dejar pasar esa posibilidad." Enseguida, agregó: "Igual, si no hay plata, vamos a salir a ganar porque queremos... salir de la promoción". Poco original Cordone.

Si no comprendo lo de los premios, menos, le aseguro, lo de la incentivación; eso de tener mayor impulso para hacer lo que se debe: jugar bien y salir a ganar, que es para lo que los jugadores perciben su salario. Y sería bueno, de una vez por todas, que los propios futbolistas, si tienen algo que decir, lo hagan oficialmente en vez de andar dando la imagen de mendigos picarescos en cada final de campeonato, confundiendo todo y generando más suspicacias en el país de las suspicacias y los rumores de buena fuente .

Que se incentive el sentido común. Eso sí sería un buen premio para todos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.