La Selección. Incómodo: un clásico que altera a todos