Independiente encontró aire en la Paternal