Independiente, entre las barras y la amenaza de una deuda que crece