El Torneo Final. Independiente: llanto o esperanza