Independiente recuperó la sonrisa con un gol desde la mitad de la cancha