Pizzarrón y pases cortos. Independiente, sin identidad y con errores compartidos