El Rojo festeja: su futuro ya no le parece tan negro