Inquietud en River por un balance golpeado por la devaluación: cómo está la situación económica del club

River aprobó un balance con números rojos
River aprobó un balance con números rojos
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
21 de febrero de 2019  • 22:17

"¿Cómo está River económicamente?". La pregunta retumba una y otra vez en Núñez. Mientras el debate por el futuro del Estadio Monumental promete ser uno de los temas el año, en la noche de este jueves se aprobó en Asamblea de Representantes de Socios (87 votos a favor y 37 en contra) el balance que la Comisión Directiva ya había aprobado el 27 de diciembre del año pasado. Y los números dejan mucha tela para cortar, luego de que el anterior balance haya sido considerado uno de los mejores de la historia del club y hoy la situación sea diferente.

El ejercicio comprende del 1° de septiembre de 2017 al 31 de agosto de 2018, pero distintos imprevistos durante noviembre y diciembre, en medio de la extensa final de la Copa Libertadores, postergaron la Asamblea hasta hoy. Así, el balance del período, en el Estado de Recursos y Gastos, arroja que el club tiene $2.152 millones de pesos de recursos ordinarios y $2.096 millones de pesos de gastos ordinarios, lo que deja un resultado operativo positivo de $56 millones. Pero, al sumar los resultados financieros y por tenencia, más otros ingresos y egresos, el ejercicio termina teniendo un déficit de más de $521 millones de pesos, en una clara contraposición con el balance 2016/17, que había tenido un superávit de $310 millones.

¿Qué representa el inquietante número y a qué se debe? Paradójicamente, aunque la obtención de la Copa Libertadores 2018 es el mayor logro deportivo en la historia del club al vencer a Boca en la final, no le trajo tantos réditos económicos como se preveía, más allá de que fortaleció a la marca River y potenció la cotización del plantel mirando a futuro.

Es que el déficit tiene como causa central la deuda generada por la compra de refuerzos durante la última temporada y la fuerte devaluación de más de un 100% que sufrió el peso desde enero de 2018. Así, alrededor de 60 millones del déficit corresponden a deuda corriente y los 460 millones restantes son la diferencia de cambio negativa que se generó por las deudas en dólares que se tuvieron que reexpresar de un tipo de cambio cercano a los 18 pesos (cuando se tomaron) a uno de 38 pesos al momento del cierre del balance.

El déficit de 521 millones de pesos que tiene River se generó por la compra de refuerzos y la fuerte devaluación del peso: 460 millones corresponden a la diferencia de cambio negativa de las deudas generadas con el dólar a 18 pesos

Esto quiere decir que hoy el club de Núñez necesita muchos más pesos de los que precisaba en enero para poder saldar las deudas que tomó en dólares con los clubes, ya que los pases de Nicolás De La Cruz (Liverpool de Uruguay), Lucas Pratto (San Pablo de Brasil), Bruno Zuculini (Hellas Verona de Italia) y Juan Fernando Quintero (Porto de Portugal) se continúan abonando en las cuotas correspondientes.

Así, el problema económico inesperado, potenciado por la situación del país, se genera por la fuerte inversión del club de Núñez entre julio de 2017 (20,3 millones de dólares) para sumar a Enzo Pérez, Ignacio Scocco, Javier Pinola, Marcelo Saracchi, Rafael Borré y De La Cruz, potenciada por la realizada en enero de 2018 al incorporar a Franco Armani, Pratto, Zuculini y Quintero (eran 22 millones de dólares y hoy son 27 millones por los objetivos cumplidos del delantero más la compra del pase del colombiano). Así, al cierre del balance, el club había vendido solo a Marcelo Saracchi por alrededor de 11 millones de dólares y había comprado por 22 millones.

Extracto del Balanace 2017/2018 que aprobó River
Extracto del Balanace 2017/2018 que aprobó River

Pero la Comisión Directiva que encabeza el presidente Rodolfo D'Onofrio , lejos de alarmarse, le pone paños fríos a la situación y asegura que hoy el club sigue sosteniendo la estabilidad económica lograda durante la gestión. "River hoy tiene un equilibro operativo. No existen más deudas financieras. El balance se vio afectado por la devaluación y por el alto costo del plantel y el cuerpo técnico. Pero la deuda pendiente son cuotas de jugadores adquiridos y se soluciona con una venta en el corto plazo. Se trató de una decisión política: realizar una fuerte inversión que se tradujo en ganar la Copa Libertadores. Y ahora mantenemos a casi todo el plantel campeón, algo que es muy bueno", le afirmó a LA NACION el vicepresidente Jorge Brito .

Ahora bien, para intentar solucionar el déficit, la aspiración es lograr en el próximo mercado una venta de entre 10 y 15 millones de dólares para equilibrar los números, que comenzaron a acomodarse con el ingreso de alrededor de 10 millones de dólares por la venta de Gonzalo "Pity" Martínez, que se verán en el balance del ejercicio próximo que cerrará el 31 de agosto del presente año. ¿Candidatos? Exequiel Palacios -a la espera de saber qué sucederá con su lesión-, Rafael Borré, Juanfer Quintero y Gonzalo Montiel, entre otros, son seguidos desde Europa.

El activo de River pasó de $2.024 millones de pesos y a $2.563 millones, mientras que el pasivo pasó de $1.158 millones a $1.921 millones. Así, el patrimonio neto bajó de 866 millones (el más alto de la historia del club) a 641 millones.

También afectó el alto costo del plantel y el cuerpo técnico, que supera los $1.000 millones de pesos anuales y representa un 50% del presupuesto total, sin contar primas para los jugadores. Es que, por ejemplo, de los más de 18 millones que consiguió entre los premios de la Conmebol y las recaudaciones que se alcanzaron durante todo el torneo, la gran mayoría del monto total se destinó a reforzar los premios para el plantel, en un acuerdo con la dirigencia.

En este punto también influyen los contratos firmados: hay un 35% que se pagan en dólares, un 50% que están indexados al tipo de cambio del dólar -algunos son libres y otros tienen un precio máximo- y tan solo un 15% en una cifra fijada en pesos. Y, además, otro punto en el que se hace foco es la prolongada ausencia de sponsor en la camiseta, más allá de que sea un número menor: por BBVA Francés (contrato vencido el 30 de junio de 2018) recibía 4,5 millones de dólares anuales y el perjuicio que se generó, paliado por regalías de Adidas por el furor en la venta de la camiseta, terminó siendo de 2 millones de dólares.

Extracto del Balanace 2017/2018 que aprobó River
Extracto del Balanace 2017/2018 que aprobó River

Por otro lado, otro numero que generó un alerta es el pasivo, que creció de $1.158 millones de pesos en agosto de 2017 a $1.921 millones en agosto de 2018, en un salto mucho mayor al del activo, que era de $2.024 millones y pasó a ser de $2.563 millones. De esta manera, el club, que a fines de 2017, meses antes de la reelección de D'Onofrio, había conseguido el patrimonio neto más alto de la historia del club (866 millones de pesos), hoy lo ve bajar a 641 millones.

"El club tiene un stock de deuda que, vendiendo un jugador a más de 10 millones de dólares, logra saldarlo. El problema estaría si nosotros gastáramos más de lo que tenemos, ya que generaríamos y acumularíamos nueva deuda sistemáticamente. Pero eso no ocurre, con lo cual no hay riesgos", le aseguró a LA NACION un dirigente riverplatense. Así, la postura es clara: desactivar el revuelo de los números y mantener la calma frente a un contexto económico menos favorable.

La oposición, entre críticas por la falta de previsión y diferentes apoyos a las decisiones

Más allá de que el oficialismo busque transmitir tranquilidad ante la situación, parte de la oposición genera un alerta sobre lo sucedido. Luis Belli, del movimiento Primero River y compañero de fórmula de Antonio Caselli, quien finalizó segundo en las últimas elecciones, apuntó a la falta de previsión como la causa central: "Nosotros venimos alertando que la deuda de River y la estructura de costos venía teniendo una tendencia que iba a ser problemática. El ejercicio que cerró, en el contexto macroeconómico del país, mostró la vulnerabilidad de las finanzas del club. Y además, la gerencia financiera no tomó los recaudos necesarios. Se hizo un análisis incorrecto de la situación, sin valerse de herramientas financieras habituales para mitigar riesgos, como una eventual devaluación. Había un atraso cambiario que podía explotar", destacó en diálogo con LA NACION.

Según Belli, por la facilidad que tiene River para vender jugadores, la actual situación es un llamado de atención se puede mitigar, pero "no resuelve los problemas estructurales" para no depender únicamente de la compra y venta. "El club tiene tres veces más deudas en dólares que los ingresos previstos en esa moneda. Se podrían haber generado contratos de dólar futuro para garantizar el derecho de, a la fecha que venciera un contrato en dólares, poder comprarlo a determinado valor ya prefijado, disminuyendo así el riesgo cambiario. Hoy River tiene un capital de trabajo negativo, hay necesidades financieras para mantener su estructura y operacionales que son muchos mayores que los ingresos de dinero que tiene garantizado en el corto plazo. Si no corrige esa situación, solo estaría dependiendo de ventas de jugadores".

¿Qué dice el resto de la oposición? Sergio Oñate, del frente "Vamos Con Trillo" que responde a Carlos Trillo, quien quedó en el tercer lugar en las últimas elecciones, apoyó el lineamiento de "sostener un plantel de renombre en el tiempo haciendo un esfuerzo" y aseguró que "siempre el club dependió y seguirá dependiendo de la venta de jugadores", por lo que su preocupación central está planteada en la exposición de deuda en dólares.

"Sabemos que el pasivo corriente y el resultado de este año ha sido bastante complicado, sin seguir los parámetros de los balances de los últimos cuatro años. El pasivo creció, pero si se lo compara con el del 31 de agosto de 2017, en dólares, está igual. Es decir, subió por la devaluación del país y el alto nivel de contratos y deudas en dólares que tiene River. Nuestro frente sugirió, cuando a principio de año se diseñaba el fideicomiso, tomar un seguro de cambio para que no afecte tanto la variación. Pero no se tomó ese camino y hoy pagamos las consecuencias que, en un año eleccionario, podrían afectarnos todavía más", destacó Oñate para LA NACION.

Por último, Leonardo Barujel, del Frente River de Todos, quien quedó en el cuarto lugar en las pasadas elecciones, apoyó el balance del reciente ejercicio, sin objeciones técnicas. "La pérdida ocurrida, habida cuenta de la devaluación ocurrida y que en el período hubo adquisiciones de jugadores y no ventas, es la esperada", destacó Barujel ante la consulta de LA NACION. "Con respecto al pasivo, el mismo se viene manteniendo, en moneda constante, desde que asumió D'Onofrio. Entendemos que debe actuarse para reducir el pasivo ya que no alcanza con mantenerlo y abogamos para que, con el nivel de gastos que tiene el Club, se atiendan tanto el mantenimiento del Estadio Monumental, sin especulaciones sobre su venta, la cual rechazamos, y las demás actividades sociales, culturales y deportivas".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.