Insostenible por donde se lo mire

Por Martín Castilla De nuestra Redacción
(0)
27 de mayo de 2003  

El traspaso de la dirección técnica de Independiente alcanzó un punto límite. Todas las partes están a disgusto. Américo Gallego, porque se siente herido y traicionado. Los dirigentes, porque aducen que siempre hablaron con la verdad al entrenador que se aleja y que él fue quien no respetó los plazos. Los jugadores, porque los metieron en una controversia que los incomoda, mucho más cuando los rendimientos no son buenos. Y Oscar Ruggeri, porque su ansiedad por meterse de nuevo en el círculo del fútbol es caldo de cultivo para cualquier tipo de especulaciones.

Por estos días la sospecha se hizo costumbre en Independiente. Los dirigentes dudan del verdadero origen del apoyo a Gallego en La Plata y del cacerolazo de anoche en la politizada sede de la avenida Mitre. Quizá no tuvieron en cuenta un detalle: el campeón en ejercicio sigue siendo Independiente, más allá de que los resultados no acompañen. Y quien estuvo al frente de ese logro no es otro que Gallego. Su apellido quedará en la historia del club, pase lo que pase, diga lo que se diga.

También está viva la desconfianza en Gallego, que plantea en su intimidad las dudas sobre los tiempos en los que se gestó la contratación de Ruggeri y las presiones que existen alrededor del nombramiento de su reemplazante. "Ya voy hablar", amenazó hace una semana el Tolo. Cuánto se le agradecería que hiciera público su pensamiento y así nadie más se llevaría por habladurías, que tanto mal le hacen al club y a las personas.

El idilio que se juraron varias veces derivó en un divorcio traumático y con acusaciones cruzadas. La relación entre Gallego y la conducción del Rojo prácticamente no existe. En definitiva, el capital del club, que son los jugadores, está en manos de un técnico que no tiene diálogo con sus empleadores. Empleadores que no tienen la intención de respetar un contrato firmado.

Justamente por esta cuestión, que algunos quieren minimizar, ni siquiera se debería haber ingresado en esta situación. Insostenible por donde se la mire y desgastante para todos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.