Inter no dejó dudas y ganó con una ráfaga de goles y el poder de Eto´o