El Mundial 2002. Japón, duro con los violentos