Javier Mascherano, de aquella mala señal a dejar su nombre en la historia de Barcelona

Mascherano y los trofeos logrados con el Barcelona
Mascherano y los trofeos logrados con el Barcelona Fuente: AP - Crédito: Manu Fernández
Juan I. Irigoyen
(0)
24 de enero de 2018  • 12:22

BARCELONA.- En las últimas 10 temporadas, más de 80 jugadores le dijeron adiós al Barcelona. Se fueron multicampeones, ídolos de la hinchada y referentes del club. Muchos de los que se marcharon se habían formado en La Masia, otros, en cambio, apenas habían mamado la cultura azulgrana. Estuvieron los que se fueron bien, mal y los que nadie se percató de su ausencia. Estuvieron todos ellos y cinco futbolistas más: Xavi Hernández, Carles Puyol, Abidal, Pedro Rodríguez y Javier Mascherano. Cinco jugadores a los que el club les organizó un acto de despedida. Salvo para Pedro (se despidió en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva), el Barça abrió el glamuroso Auditori 1899 para Xavi, fundamentalista del ADN Barça y el jugador que más veces vistió la casaca azulgrana; para Puyol, símbolo de la capitanía azulgrana; y para Abidal, que tras superar un cáncer regresó a jugar en el club. Para ellos tres, sí, pero también para Mascherano.

No fue un jugador cualquiera en Camp Nou. Es el tercer extranjero que más partidos disputó con el club (334), por detrás de Leo Messi (614) y Dani Alves (391).

“Me siento un privilegiado. Hace siete año años y medio llegué a este club para cumplir un sueño, ya era hora de despertar. Es el momento de decir adiós. Irme con el cariño de la gente es lo mejor que me puede pasar”, arrancó el Jefe. Arropado por todo el plantel (Messi se vistió de traje para despedir a su amigo), por el cuerpo técnico, por los dirigentes de más peso y por ex compañeros como Abidal y Puyol, Mascherano tuvo una emotiva despedida del Barcelona. Mañana estará en la cancha ante el Espanyol para saludar por última vez a los seguidores azulgrana.

No fue un jugador cualquiera en Camp Nou. Es el tercer extranjero que más partidos disputó con el club (334), por detrás de Leo Messi (614) y Dani Alves (391). “14 motivos para no olvidar a Masche”, tituló el club uno de los dos vídeos homenaje al jugador formado en River; “valentía, solidaridad, liderazgo, trabajo, entrega, sacrificio, personalidad, ejemplo, seguridad, sinceridad, carácter, inteligencia y éxito”. El presidente, Josep Maria Bartomeu, quiso sumar un adjetivo más. “Yo agregaría autoexigencia”, dijo el mandamás. “Hace un tiempo que venía pensando este decisión”, reveló el Nº 14; “diferentes circunstancias hicieron que tenga que tomarla. Era difícil. La edad ha sido un indicador. Iba perdiendo protagonismo y se me hacia cada vez más difícil. Y para terminar de la mejor manera la relación, trate de buscar una solución”.

Masche y el saludo con Messi en su despedida del club
Masche y el saludo con Messi en su despedida del club Crédito: Manu Fernández

La solución es pasar al Hebei China Fortune, de la Superliga china. El Barça embolsó 5,5 millones de euros por su traspaso, Mascherano tendrá la continuidad necesaria para llegar fino al Mundial de Rusia. Todos contentos. “Quería reencontrarme con la ilusión. Si tengo la posibilidad de tener continuidad, mejor. A mi edad es importante”, explicó, rodeado de las 18 copas que levantó en el Barcelona. Cuando el entonces director deportivo del Barcelona, Andoni Zubizarreta, fue a buscarlo a Liverpool le advirtió: “No vas a tener muchos minutos”. No le importó. Quería jugar en el Barça, sabía que podía ganarse un lugar. Jugó 26.780 minutos, dio 19.948 pases (90,62% de efectividad) y recuperó 1.690 pelotas. La más emblemática, el gol que salvó en la línea ante el Arsenal en los cuartos de final de la Champions de 2011. “Esa jugada marcó un antes y un después. Me dio la confianza y el envión que necesitaba para sentir que le aportaba cosas al equipo”.

El tackle de Mascherano a Nicklas Bendtner

00:27
Video

Un equipo que se entregó al espíritu de trabajo y al compañerismo del Nº 14, elegido capitán por el vestuario, por delante, por ejemplo, de pesos pesados como Gerard Piqué. “Quiero agradecerte por el trato que tuviste conmigo desde el primer día”, le dedicó Luis Suárez. “Un privilegio compartir tantas cosas contigo. No hablo de títulos, sino de nuestras charlas y nuestras cosas. Tenemos una misma manera de sentir y entender este deporte”, dijo Iniesta. “Quiero darte las gracias por todo lo que hiciste por el grupo”, tercio Rakitic. Y también se sumó Messi: “Me quedo con todas las cosas que vivimos en el club, buenas y malas. Fue hermoso pasar todo eso con vos”. Hablaron todos sus compañeros y hasta se sumo Xavi Hernández desde Qatar. “Gracias por todo lo que le has dado al club. Un ejemplo de compañerismo y solidaridad. Muchos extranjeros tienen que tomar ejemplo de tu conducta y de cómo te has adaptado”, completó el volante del Al-Sadd SC.

“Este vestuario fue el secreto de todos estos años. Cuando llegué al club pensaba que me iba a encontrar con un grupo difícil, por los grandes jugadores que había. Todo lo contrario, un vestuario humano espectacular. Me quedo con eso. Es el momento de decir adiós y me voy con este cariño. Es lo mejor que me podía pasar”, cerró el Jefe. Lo espera Manuel Pellegrini en China, también Sampaoli en la selección.

La despedida de sus compañeros

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.