Jimmy Jump, el hombre que invade las canchas, dijo que está en bancarrota