Juan Pablo Carrizo, el sostén de los sueños millonarios