Juan Román Riquelme, del caño exquisito a los insultos a Miguel Ángel Russo