Juventus: un grito multiplicado por 27

Igualó con Perugia 2-2 y retuvo el scudetto ; Camoranesi, un argentino campeón con la Vecchia Signora tras 42 años
(0)
11 de mayo de 2003  

TURIN (ANSA).- Cada año la historia de Juventus es un poco más grande en Italia. Ayer, tras empatar con Perugia 2 a 2, la Vecchia Signora se consagró bicampeón y obtuvo su quinto título en los últimos diez años, para sumar su 27° festejo en el calcio y reforzar su condición de equipo más ganador en el país.

La amplia ventaja que el equipo de Marcelo Lippi obtuvo desde hace tres fechas le quitó un poco de emoción al desenlace. Sin embargo, la fiesta tuvo como uno de los principales animadores a Ciro Ferrara, de 36 años, un veterano que sumó su séptimo campeonato. Las camisetas con el número 27 ya estaban preparadas desde hace tiempo y los fuegos artificiales y el humo con los colores negro y blanco cubrieron el estadio Delle Alpi.

El final pudo haber llegado en la 32ª fecha, pero se decantó naturalmente ayer, por la inconsistencia del seguidor de la Juve, el Inter de Héctor Cúper, que tuvo tres fechas seguidas para acortar las distancias con el campeón, pero siempre empató. Con ocho puntos de ventaja y sólo dos fechas por jugar, el torneo se acabó.

El título también tiene algo especial para los argentinos, por la participación de Mauro Camoranesi (titular y siempre importante en el esquema de Lippi), el primer jugador de nuestro país -aunque está naturalizado italiano- que se consagra campeón con Juventus después de 42 años. Vale aclarar que David Trezeguet (fue campeón el año último) es hijo de argentinos, pero nació en Francia.

El último jugador de nuestro país que había conseguido un scudetto con estos colores fue Enrique Omar Sívori, que obtuvo tres (1958, 1960 y 1961). Otros compatriotas campeones con Juventus fueron Raimundo Orsi y Luis Fernando Monti, con cuatro conquistas seguidas entre 1931 y 1934, y Rinaldo Martino, campeón en 1950.

Con la mente puesta en las semifinales de la Liga de Campeones, Juventus reguló sus fuerzas en las últimas fechas y eso también se vio en el partido ante Perugia. Alessandro Del Piero y el checo Pavel Nedved, dos piezas clave para el equipo, estuvieron en el banco de suplentes.

Juventus se puso en ventaja con un tanto de David Trezeguet, de penal, pero tuvo desconcentraciones defensivas, como la que permitió el fácil ingreso de Ze María en el gol del empate de Fabrizio Miccoli.

Marco Di Vaio, con una exquisita jugada individual, convirtió el 2 a 1 en el arranque de la segunda mitad. Todos esperaban el final con una victoria y, como Inter empataba con Parma, el título estaba asegurado, pero otra desatención culminó con el empate de Fabio Grosso en el segundo minuto de tiempo adicional.

"Al principio, nosotros pensábamos más en la Liga de Campeones, pero este título es un adicional muy importante", destacó Lippi, a la espera del segundo encuentro -el miércoles próximo- con Real Madrid por un lugar en la final del torneo europeo.

Inter sumó otra decepción

MILAN (ANSA).- Sólo la Liga de Campeones puede salvar al DT Héctor Cúper de la crisis que vive con Inter. Porque el empate 1 a 1 con Parma marcó otra decepcionante actuación frente a su público, que tiene como único consuelo las semifinales del torneo europeo, ante su clásico rival, Milan. Nelson Vivas, Javier Zanetti y Hernán Crespo actuaron en el equipo que dirige el argentino.

En otros partidos, Samuel fue titular en el éxito de Roma ante Torino (3-1). Hugo Campagnaro participó en Piacenza (2-2 con Reggina). En el triunfo de Udinese sobre Modena (2-1), Roberto Sensini fue titular. Fernando Redondo volvió a jugar desde el comienzo en Milan (perdió con Brescia 1-0), y Castromán, Simeone y Claudio López jugaron en Lazio (2-0 a Bologna).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.